2014

Este fue un gran año para mi. Fue el de volver a tener madre, después de creer que la había perdido. En esta ocasión Mi Jorge estaba a mi lado, y todo fue mucho más fácil. El final fue maravilloso, porque creo que todos hemos aprendido mucho y sabemos valorar aún más lo que tenemos y disfrutar día a día.

Aparte de esto decir que fue un año muy productivo, con muchas cosas que celebrar, mucho cariño y, por lo que he podido ver, dedicado exclusivamente a mi pasión: el retrato.

Destacar mis escapadas a Cabra, en ellas mi maestro Miguel Ángel Coll Mora me siguió enseñando cosas (y las que me quedan!), los viajes con Mi Jorge (mi musa y crítico más exigente, lo cual le agradezco) que siempre han sido muy productivos en todos los sentidos, y las alegrías que me he llevado con las personas a las que les he regalado alguna de mis obras, por tanto cariño y por hacerme sentir tan especial.

Por lo que aprendo en ArtEstudio con mi  maestro y querido amigo David R. Bomati y también mis compañeros, que son unos fuera de serie.

Por todo lo que recuperé este año, que fue…TODO. Gracias por formar parte de él.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *